Las etiquetas condicionan el comportamiento del niño

Written by LaTercera. Posted in Familia y Vida

Tagged: ,

277511

Published on julio 10, 2013 with No Comments

Bueno, malo, llorón, generoso, granuja… Para nuestro hijo estos adjetivos son espejo y corsé, ya que fijan de él una característica de la que es difícil escapar.

Casi sin darnos cuenta ponemos a nuestro hijo una etiqueta que repetimos como una coletilla ante conocidos y ajenos: “¿Cómo está tu niño?”, nos preguntan. “Ya sabes, es un trasto”, contestamos. La etiqueta impulsa a los padres a interpretar las acciones de niño en función de ella. Por ejemplo, como nuestro hijo es un trasto, cuando rompe la servilleta en mil trocitos, su madre se enfada. Sin embargo, su tía, que siempre lo ha considerado muy inteligente, exclama: “Míralo, qué precisión, siempre está investigándolo todo”. ¿Cómo influye esto en su eduación?

Cómo funcionan las etiquetas negativas

Normalmente pensamos que al llamar “malo” al niño le estamos dando un ejemplo de lo que debe ser. No es así. En realidad, le estamos diciendo lo que vemos de él, lo que ya es. Al definirlo no le transmitimos que puede o debe cambiar, sino que él es así. Es la imagen que le mostramos: eres egoísta, no se puede confiar en ti, no piensas en los demás.

La mirada del otro nos estructura. ¿Cómo de competentes somos capaces de mostrarnos ante un jefe con el que empezamos con mal pie y parte de la idea de que somos estúpidos? ¿No nos volvemos más torpes, más lentos e incluso nosotros mismos nos vemos más estúpidos? Cuanto más pequeños, más nos estructura la mirada del otro. Sobre todo si proviene de esas personas cuyos juicios no nos vamos a cuestionar jamás, al menos durante la infancia: los padres.

Las etiquetas son eso, un juicio de valor que coarta la personalidad al focalizarla en una sola (y aparentemente definitiva) característica. La etiqueta no permite el movimiento. Bien… si no debemos llamarlo “malo”, ¿por qué no destacar sus virtudes, por qué no llamarlo bueno?

Cómo funcionan las etiquetas “positivas”

“Es muy responsable”, dice la madre de Alberto continuamente. ¿Cómo puede esta palabra influir negativamente en la configuración de su personalidad? Pues sí, puede. Ser “responsable” supone una presión enorme en la vida de un niño. “Voy a estudiar mucho, si me pegan no lo voy a devolver, voy a hacer caso a mis padres…” serán pensamientos de Alberto conforme crezca, preso de la etiqueta.

¿Acaso no es bueno esto, que se esfuerce por ser mejor?, nos podemos preguntar. No. Lo que vive un niño con una etiqueta “buena” es que para conseguir el amor de los que le rodean ha de ser siempre así. “El niño va a renunciar a otras parcelas de sí mismo para conseguir la aprobación y su autoestima se va a sostener en función de los juicios que recibe de fuera”, recuerda la psicóloga Isabel Gallardo.

De adultos, el perfil de estos niños es el de hombres y mujeres de éxito profesional y personal de los que todo el mundo tiene un buen concepto… excepto quizás ellos. Su autoestima es baja y no se sienten bien, se han construido esclavos del juicio externo.

Etiquetas con doble sentido

¿Y cómo funcionan esas etiquetas en las que una palabra de supuestas connotaciones negativas es dicha con orgullo? Por ejemplo, “granuja, trasto, cotilla”. Son los peores porque llevan un mensaje contradictorio: algo clasificado como negativo es valorado por los padres. “Mira qué granuja, siempre se queda con la pelota”, decimos ante nuestros hijos que no permite que los demás jueguen en el parque. “En estos casos tendríamos que ver cuáles son las proyecciones de los padres”, comenta Isabel Gallardo. “¿Son cosas que no se atrevieron a hacer de pequeños, que desean hacer y no hacen?”. Valoramos, bajo una particular óptica, que sea el que tiene aterrorizados a los demás: así no abusan de él. “Esta no deja que nadie le tosa”, dice la madre de Julia, considerándolo un halago. Pero no nos damos cuenta del daño que hacemos a nuestros hijos al transmitirle dichos “valores”. Por un lado, porque… ¿hasta cuando es divertido ser granuja? ¿Hasta los 10, los 15, los 35? ¿Cuándo dejará de hacernos gracia que nadie le tosa, cuando nos levante intransigente la voz?

Palabras que funcionan

“A un hijo hay que verlo con todas sus capacidades, dificultades, luces y sombras, y aceptarlo tal cual es”, recuerda Isabel Gallardo. Y para eso, claro, no sirve la etiqueta, que es como una sentencia. La forma de utilizar el lenguaje es haciendo referencia a las conductas, no a la persona, y escuchando y poniendo palabras a la emoción que hay detrás, especialmente a esa edad.

 

Por: Iván Moreno

Asesora: Isabel Gallardo, psicóloga directora del centro de orientación familiar Andares de Sevilla

About LaTercera

Browse Archived Articles by

No Comments

There are currently no comments on Las etiquetas condicionan el comportamiento del niño. Perhaps you would like to add one of your own?

Leave a Comment